¡Oh no! Llegó el invierno


Si la llegada del frío merma la vitalidad y las ganas de salir de casa de los seres humanos, no hace menos mella en el pequeño vergel que tengamos en nuestro hogar. Las plantas, como seres vivos que son, también necesitan cuidados especiales en los meses de más frío. Es cuestión de prevenir antes que curar.

Si la llegada del frío merma la vitalidad y las ganas de salir de casa de los seres humanos, no hace menos mella en el pequeño vergel que tengamos en nuestro hogar. Las plantas, como seres vivos que son, también necesitan cuidados especiales en los meses de más frío. Es cuestión de prevenir antes que curar.

 

El invierno es una estación muy dura para las plantas y para el césped. Por ello, el buen jardinero debe llevar a cabo una serie de operaciones de acondicionamiento previo a la llegada del frío. Estas tareas harán posible que la vegetación sobreviva al viento, a la lluvia, a la nieve y a las bajas temperaturas, de forma que vuelvan a brotar con vigor y belleza la primavera siguiente.

Quitar las plantas de temporada como las hierbas, los vegetales y las flores, es lo primero que debemos hacer. También cortar aquellas que no tienen temporada fija y que aún están vivas, hasta que queden a una altura que sea justo por encima del suelo. Esto evitará que tus plantas puedan ser atacadas por enfermedades e insectos que pueden infectar todo el jardín. En cuanto al césped, que a lo largo del invierno permanece vegetando, los meses de octubre y noviembre son los más adecuados para prepararlo de cara al invierno.

Para las plantas que tenemos plantadas en macetas, lo más conveniente es ponerlas en un lugar de interior o en el exterior protegidas. Para las segundas, lo mejor es cubrir la tierra con paja, cortezas de pino o telas especiales para jardinería. ¡Ojo! Especial atención habremos de poner cuando cubramos las plantas con un plástico. No olvidemos que las plantas son seres vivos y necesitan oxígeno para sobrevivir. Así que siempre deben tener una entrada de aire.

En nuestro pequeño o gran vergel casero, las plantas de interior también deben tener su minuto de atención cuando se acerca el invierno. No por estar dentro de casa a cubierto se libran del cambio de temperatura estacional, por ello hay que tener cuidado con el calor excesivo y seco de la calefacción, ya que las puede dañar. Es conveniente separar las plantas que estén muy cerca de radiadores o puntos de calor y controlar la humedad de la tierra para evitar que se sequen.

Otro detalle importante cuando llega el invierno es realizar el último abonado de las plantas. Esto es totalmente necesario para las plantas de interior, que se encuentran muy activas. Lo mejor será aplicar un abono de duración prolongada, como unas barritas que se insertan en la tierra o un granulado. A partir de este momento, será conveniente disminuir paulatinamente el riego y aprovechar al máximo la entrada de luz.

El invierno también será un buen momento para limpiar las macetas, lavándolas, quitándoles cualquier resto de tierra que se haya pegado en las mismas y liberando el agujero de drenaje de cualquier posible tapón. De esta manera estarán listas y preparadas para posibles futuras plantaciones.