Consejos para Cultivar Tomates


En verano podemos degustar los tomates más frescos y rojos. Son uno de los cultivos que más adoran los jardineros entusiastas. Y cultivarlos es cada vez más sencillo. Pero, ¿cómo cultivar tomates grandes y jugosos, aromáticos, sin manchas y llenos de sabor? Es muy sencillo: sólo tienes que seguir estos consejos:

Elija las plantas adecuadas

Seleccione una variedad que se adapte a su región  y asegúrese de comprar los plantones sanos de una fuente de confianza.

Empiece con buen pie

Dé a sus tomates un sustrato bien preparado, rico en  materia orgánica y con fertilizante añadido y que esté ubicado en un lugar soleado. Plántelos profundamente, ya que la planta puede desarrollar raíces a lo largo de sus tallos. Si usted está comenzando a partir de semillas, trasplante tan pronto como salgan las dos primeras hojitas y deles mucho espacio para expandirse.

Hágase la luz

Las plantitas necesitan la luz solar intensa, directa o pueden ser colocadas bajo luces de crecimiento. Una vez que estén listos para trasplantarse, elija el sitio más soleado de su jardín para plantarlas.

Riegue con prudencia

El riego debe ser profundo y regular, mientras que las plantas tomateras se están desarrollando. Si se le olvida una semana regar y trata de compensarlo regando más a la semana siguiente puede acabar estropeando las plantas. Sin embargo, si riega menos una vez la fruta está madurando esto ayudará a concentrar el azúcar y esto significa más sabor. Tenga cuidado, sin embargo, de no dejar que la  planta se marchite.

Mantenga controlado el abono

Alimente sus tomateras con un fertilizante rico en nitrógeno alrededor de 6 semanas después de la siembra. Pero de ahí en adelante, deles de comer con moderación ya que si no conseguirá que crezca más las hojas y ramas que los frutos. El fertilizante concentrado para huerto y frutales de la gama Vitagro (Bayer Garden) aporta los nutrientes necesarios.

No cambies el mantillo

Cubrir el suelo con materia orgánica le ayudará a conservar el agua y a evitar enfermedades transmitidas por el suelo cuando salpican a la planta. Sin embargo, a los tomates les encanta el calor, por lo que es conveniente esperar a que el suelo se caliente antes de ponerles el acolchado. También puede utilizar una capa de plástico para absorber el sol.

Deje sólo las mejores partes de las plantas

Las hojas más cercanas al suelo son propensas a las enfermedades, por lo que se debe eliminar regularmente las hojas de la parte inferior (3 cm o menos). Y retire los brotes que se desarrollan entre dos ramas, ya que no darán  frutos y sólo absorben la energía del resto de la planta.

Cuidado con la mosca blanca

La mosca blanca es probablemente la plaga más grave en las tomateras, aunque también pueden sufrir el ataque de otros insectos que se alimentan de su savia. Las infestaciones pueden dañar severamente la planta, así que use un insecticida sistémico y asegúrate de que eres el único que disfruta de su sabor dulce.