Despídete de las babosas


Babosas. Unos moluscos de jardín, de cuerpo blando, que adoran comer plantas con su lengua dentada. Cualquier parte, desde hojas y tallos, hasta raíces, bulbos, flores o frutos. Están en todos los jardines… de hecho, ¡hay una media de 15.000 en cada uno! Pero nadie las quiere allí. Entonces, ¿cuál es la mejor estrategia para luchar contra las babosas y cuáles son las armas más poderosas contra estas viscosas asesinas de plantas?  


Las babosas son de hábitos nocturnos. Se alimentan por la noche y, por la mañana, se puede ver su rastro plateado, así como los destrozos que dejaron en las plantas. Por el día se esconden bajo tierra o en la oscuridad, en lugares húmedos, como bajo las hojas, pegadas en los fondos de las macetas o debajo de las rocas.

Por tanto, una opción consiste en cazar babosas por la noche. Podrás identificar fácilmente a los culpables con una antorcha, recogerlos y retirarlos. Sin embargo, mejor no las lances al otro lado de la valla, puesto que su instinto las llevará muy pronto de nuevo a su hogar. Si no te atrae especialmente la idea de pasar la noche a la caza y captura de estos moluscos, hay muchas otras posibilidades.


Prevención…



En primer lugar, la prevención. ¿Por qué no intentas apartar a las babosas de las plantas atrayéndolas con restos orgánicos que estén estropeándose, como sobras de comida? Asimismo, puedes colocar cenizas, cáscaras de frutos secos machacadas o cáscara de huevo alrededor de las plantas, puesto que crean una barrera difícil de cruzar para estos animales. No mantengas en tu jardín macetas viejas o piedras en las que se puedan esconder las babosas, y limpia las macetas usadas con desinfectante antes de guardarlas (a estos bichos les encanta la suciedad). Cultiva plantas de baja altura, como fresas en cestas colgantes, o planta especies con hojas rugosas o vellosas alrededor de las plantas que quieras proteger.


… o tratamiento



No obstante, con cerca de 200 babosas por metro cúbico de tierra en cada jardín, es posible que la prevención por sí sola no sea suficiente. Por suerte, hay algunos tratamientos. Puedes introducir en la tierra unos pequeños gusanos llamados nematodos. Estos excavan el cuerpo de la babosa y la infectan con bacterias dañinas. Otra opción es el alcohol. Aunque parezca increíble, las babosas disfrutan con una buena cerveza. Bueno, más bien, les encanta cómo huele; por tanto, prueba a enterrar una jarra medio llena de cerveza cerca de las plantas (pero que sobresalga alrededor de 1 cm del suelo para que los insectos beneficiosos no caigan dentro) y deja que los bicharracos se den un festín… antes de ahogarse.

También se pueden usar productos específicos contra las babosas. Para un control eficaz, fácil de usar y seguro para todos (excepto para las babosas) utiliza Anticaracoles Natria (Ferramol) de Bayer Garden que es un cebo granular inocuo para humanos, mascotas y animales beneficiosos y que permanece activo después de lluvias y riegos. De este modo, te podrás quedar cómodamente en casa por las noches... ¡y no tendrás que compartir tu cerveza con nadie!